Para que una pileta cumpla su debida función es primordial que su higiene sea la adecuada, para eso contamos con diversos equipos que nos permiten mantener tanto las estructuras del natatorio como el agua en perfectas condiciones.

Dentro de estos equipos tenemos el test kit para piscinas, podríamos definirlo como un conjunto de productos que nos permite testear y comprobar las propiedades del agua y analizar las diversas partes de las piscinas. Esta no es la única definición para test kit, ya que en el caso de las piscinas desmontables o hinchables, el test kit no incluye productos químicos sino que accesorios útiles para estos tipos de natatorios, nos referimos a filtros, escaleras y paletas saca hojas. Pero más allá de la ambigüedad del término, básicamente, estos kits incluyen todo lo necesario para mantener el estanque en buenas condiciones ya que su utilidad se basa en garantizar la presencia de agua limpia y cristalina.

¿Cómo utilizar el test kit medidor para piscinas?

El test kit para piscina se emplea básicamente como elemento de comprobación del agua, éste suele incluir niveladores de ph y materiales como probetas y tubos de ensayo para llevar a cabo la correspondiente experimentación. Para averiguar en qué condiciones se encuentra el agua, debemos tomar una muestra de 30 cm por debajo de la superficie, recuerde siempre mantener los frascos en buenas condiciones para evitar falsas interpretaciones. Se aplicarán una serie de reactivos en las muestras que hemos obtenido, éstos también se incluyen en el test kit para piscinas, y su función es indicar los niveles de cloro, ph y bacterias. Las muestras no deben agitarse sino que manipularse suavemente; cuando adquirimos el kit, debemos fijarnos en la fecha de caducidad de los reactivos y así evitar inconvenientes en las mediciones, no nos olvidemos que éstos duran no más de 6 meses. El test kit nos proveerá de una pequeño manual de instrucciones de interpretación del agua y sus estados, muy a menudo, los problemas que las piscinas suelen presentar se relacionan con los descuidos del sistema de filtración o de desinfección.

 

Con los reactivos comprobaremos los niveles químicos de desinfección, esta tarea se ejecuta verificando los valores de cloro (debe ser de 1 o 1,5 ppm) y ph (valor ideal de 7,2 a 7,8). En caso de que el resultado obtenido no abarque estos valores entonces empezaremos a fijar nuestra atención en el funcionamiento de la bomba y asegurarnos de que ésta esté filtrando correctamente; una diminuta entrada de aire en el sistema de succión puede hacer que la bomba no se llene totalmente lo que indica un menor caudal de filtración de agua. Si la bomba no es el problema, recurriremos a revisar el sistema de filtrado verificando con ayuda del manómetro el manto filtrante saturado.

Si el agua de nuestra pileta posee bastante olor a cloro y produce irritación en la piel y los ojos, esto significa que los niveles de cloro son muy elevados, en ese caso, el test kit para piscinas nos será útil para verificar el contenido real de este producto químico.

El bajo nivel de ph también puede provocar estos inconvenientes, por ende procederemos a verificar también sus niveles, en caso de que efectivamente, los niveles estén por debajo de los recomendados, utilizaremos un producto especial para elevarlos. El test kit es también muy útil para detectar otros problemas muy característicos del agua, entre ellos el agua verde o turbia, negra, marrón, azul-verdosa o si existe demasiada espuma. En los primeros casos es muy probable que el agua posea una alta concentración de minerales tales como cobre, hierro o calcio; si posee espuma es porque nos encontramos frente a un agua blanda y la interacción de ésta con lociones para sol, champú o cremas suelen provocar este efecto, es aquí en donde debemos recurrir a un antiespumante.